Nuestra América ante los claroscuros de la crisis capitalista mundial

57
Views

El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer.
Y en ese claroscuro surgen los monstruos.
Antonio Gramsci

 

Introducción:  la persistente desigualdad social

Nuestra América lleva dos siglos de existencia como región descolonizada, sin embargo, se caracteriza por países que registran un gran atraso social, Estados nación que se perpetúan con soberanías políticas limitadas y un desarrollo capitalista dependiente y ajustado a los designios del mercado mundial. Durante 2019, en varios países de la región, como Ecuador, Colombia y Chile, entre otros, se multiplicaron movilizaciones sociales en repudio a las políticas de ajuste y aumentos de tarifas que, en un contexto de desaceleración económica, implementan los gobiernos locales.2 [1]Muchas de estas políticas de ajuste forman parte de las condicionalidades que se imponen con los créditos del Fondo Monetario Internacional (FMI), como las contrarreformas fiscales, laborales y … Continue readingLa amplitud de las manifestaciones, sobre todo la chilena, puso en el debate público la problemática acerca de la persistencia de la desigualdad social en la región. En este sentido, la directora de la CEPAL planteó que:

Los países han progresado mucho en términos de reducción de la pobreza, no han hecho el mismo esfuerzo por combatir la desigualdad,
cuya persistencia está en el corazón de las crecientes demandas y presiones sociales que han surgido con intensidad en varios países de la región. (Bárcena, 2020)

Si bien, en coincidencia con el ciclo de los llamados gobiernos progresistas, se registraron mayores niveles de ingreso per cápita en la región, 3 [2]Según CEPAL, entre 2002 y 2017, los estratos de ingresos bajos en el total de la población disminuyeron de 70,9% a 55,9% (porcentaje que incluye a las personas en situación pobreza extrema, … Continue readingesta mejoría no se tradujo en una reducción de la desigualdad social: el 10% más rico acumula el 71% de la riqueza y el patrimonio, mientras el 70% más pobre apenas concentra el 10% de la riqueza. En América Latina y el Caribe, mientras unos 14.805 multimillonarios tienen un patrimonio neto superior a 30 millones de dólares o más, las grandes mayorías populares carecen de acceso a los servicios sociales básicos que hacen a una mejor calidad material y ambiental de
la vida (Cfr. OXFAM, 2015).

Según el reporte “Perspectivas económicas de América Latina 2019”, la región posee un coeficiente de Gini4 [3]El índice de Gini es un indicador que mide la desigualdad de ingresos; mientras más alejado se encuentre del cero, mayor es la desigualdad que posee un país.de 46.2, que la ubica 9.7 puntos por encima de los países de la OCDE (CEPAL, 2019). Si bien se trata de datos promedios que ocultan muchas diferencias internas, nos dan una idea acerca de la existencia de una mayor desigualdad de ingresos regional. A su vez, de una población de 648 millones de personas, un 30,8% es pobre y un 11,5% es indigente (CEPAL, 2019).5[4]Estas cifras son de 2019, antes que la pandemia de la COVID-19 profundizara la crisis económica en curso y la convirtiera en una recesión global. La CEPAL estima que para 2020 la tasa de pobreza … Continue reading
Esto significa que 191 millones se encuentran bajo la línea de pobreza, de los cuales 72 millones están en la pobreza extrema. Es decir, 72 millones de personas sufren hambre, dato paradójico cuando uno solo de los países, Argentina, tiene la capacidad de producir alimentos para 400 millones de personas.6 [5]El dato es ilustrativo de las capacidades productivas del país, se hace abstracción acerca de que la mayor parte de lo que se produce (soja y maíz) no es para el consumo humano, sino de animales, … Continue reading Nuevamente, estos datos promedio no dan cuenta de las marcadas heterogeneidades existentes entre los distintos países y, mucho menos, hacia el interior de los propios países. Ni muestran cómo se distribuye la pobreza y la indigencia según condiciones de edad, género y étnicas. Además, una gran
parte de la población latinoamericana vive en condiciones crónicas de inseguridad económica:

una alta proporción de la población de ingresos medios experimenta importantes déficits de inclusión social y laboral y un alto grado de vulnerabilidad a volver a caer en la pobreza ante cambios provocados por el desempleo, por la caída de sus ingresos u otros elementos catastróficos como enfermedades graves y desastres. (CEPAL, 2019)

América Latina y el Caribe es una de las regiones más inequitativas del planeta. La Agenda 2030, que impulsa Naciones Unidas, plantea que para superar las arraigadas condiciones de atraso y desigualdad social resulta necesario un “desarrollo sostenible: económico, social y medioambiental”. Pero, ¿en qué consiste un desarrollo sostenible? En este sentido, según CEPAL, los países latinoamericanos deberían trata de evitar la primarización de sus economías e invertir en una política industrial que apueste por sectores intensivos en conocimiento y tecnología que den valor agregado, incrementen la productividad
y generen empleo de calidad (CEPAL, 2012). Sin embargo, históricamente se han implementado múltiples recetas de “desarrollo sostenible” y la región continúa sumida en condiciones crónicas de atraso social y de dependencia económica y política. En realidad, estas recomendaciones resultan baladíes, porque  en tanto no rompen con el marco epistemológico de la teoría económica clásica (Cfr. Caputo & Pizarro, 1972) no se vinculan con un análisis riguroso de las modalidades que asume el desarrollo capitalista regional en continuo ajuste estructural a las imposiciones de la acumulación capitalista mundial y su crisis:

La historia del subdesarrollo latinoamericano es la historia del desarrollo del sistema capitalista mundial. Su estudio es indispensable para quien desee comprender la situación a la que se enfrenta actualmente este sistema y las perspectivas que se le abren. Inversamente, solo la comprensión segura de la evolución y de los mecanismos que caracterizan a la economía capitalista mundial proporciona el marco adecuado para ubicar y analizar la problemática de América Latina. (Marini, 1972)

 

Agudización de la crisis civilizatoria mundial

Necesariamente debemos recurrir al pensamiento de K. Marx, quién formuló “la crítica radical de los tiempos modernos y en primer lugar del mundo real”. En el doble sentido de comprender “las leyes  que gobiernan la reproducción del sistema, subyacentes a los movimientos de superficie que aprehende la observación directa de la realidad. Y después las de los discursos que conforman esta realidad” (Amin, 2011, p. 7). Es decir, la crítica radical que devela a) las
leyes histórico-sociales que regulan la reproducción del orden capitalista mundial y b) la naturaleza apologética de los discursos económicos, políticos y mediáticos, en tanto sólo cuestionan los supuestos daños colaterales (desigualdad social, pobreza, etc.), pero no el poder dominante del orden del capital que los origina:

La crítica le ha quitado a la cadena sus imaginarias flores, no para que el hombre la lleve sin fantasía ni consuelo, sino para que arroje la cadena y tome la verdadera flor (…) La crítica es capaz de prender en las masas, en cuanto demuestra ad hominem, y demuestra ad hominem, en cuanto se radicaliza. Ser radical es tomar la cosa de raíz. Y para el hombre la raíz es el hombre mismo. (Marx, 1994, pp. 69 y 77)

Marx demostró que la polarización social la desigualdad es inherente a la lógica de la reproducción ampliada del capital, de un sistema asentado en la maximización de beneficios, que derivan del plusvalor extraído a los trabajadores. Es decir, a medida que el capital se acumula y expande tiende, permanentemente, a reproducir relaciones sociales polarizadas:

La acumulación de riqueza en un polo es al propio tiempo, pues, acumulación de miseria, tormentos de trabajo, esclavitud, ignorancia, embrutecimiento y degradación moral en el polo opuesto, esto es, donde se halla la clase que produce su propio producto como capital. (Marx, 2008, p. 804).

El análisis marxista nos permite conectar el deterioro agravado de las condiciones de vida de las poblaciones trabajadoras y los pueblos latinoamericanos con la crisis capitalista mundial en curso y la ofensiva imperialista.
En la actualidad, la crisis económica mundial en curso profundiza las desigualdades sociales y perpetúa las condiciones de atraso para las mayorías populares latinoamericanas. Sin ninguna duda, la enfermedad COVID-19 adelantó la emergencia de la crisis mundial, pero ha sido la crisis la que provocó que el coronavirus tenga un efecto pandémico tan demoledor.7 [6]Al 12 de junio de 2020, la OMS reporta unos 7,5 millones de infectados y 422 mil fallecidos en todo el mundo.La pandemia puso en evidencia una crisis que estaba relativamente latente y, sobre todo, la aceleró.
El coronavirus se convirtió en una pandemia como consecuencia del desmantelamiento y la privatización de los servicios públicos de salud, y de la entrega de las investigaciones médicas “a las furias del interés privado” (Marx, 2008) de la industria farmacéutica. Al mismo tiempo, la mundialización o globalización capitalista multiplica8 [7]La propia mundialización de las relaciones sociales de producción capitalista encierra una dinámica de destrucción no solo por guerras sino por sus prácticas productivas, que ponen en peligro … Continue reading la circulación, no sólo del capital y las mercancías, sino también de los virus y las bacterias a una velocidad inusitada. Como señalan los biólogos Lewontin y Levins si el sistema público de salud de una nación ya ha sido diezmado por el ajuste estructural de la economía, entonces la explicación completa de la epidemia incluye al “virus y al Banco Mundial” (Lewontin & Levins, 2020). Desde 2007-2008, el capitalismo global atraviesa una crisis que no cesa,9 en el sentido que no logra restablecer un ciclo expansivo de producción, distribución, circulación y consumo de bienes, servicios y capitales. Arrizabalo la caracteriza como “crisis crónica” porque el capital se enfrenta a la imposibilidad de nuevos periodos expansivos de alta rentabilidad (Cfr. Arrizabalo Montoro, 2014).
En realidad, la salida a la crisis de la década de 1970 En realidad, la salida a la crisis de la década de 1970 no logró establecer un ciclo de expansión y crecimiento similar al de posguerra (1945-1970). Las medidas de corte neoliberal, que impuso la fracción dominante del capital financiero (la oligarquía financiera) a nivel global para establecer la tasa de rentabilidad (las ganancias) y aumentar la explotación (la tasa de plusvalor) y reanudar la reproducción ampliada del capital, solo lograron “un ritmo de acumulación limitado, irregular, inestable y lleno de asimetrías” y apuntalaron la actual crisis mundial (Arrizabalo Montoro, 2014, p. 370).
En este sentido, Gambina señala que la crisis del 2007-2008 que se extiende hasta la actualidad:

es la crisis de la política de liberalización en el orden capitalista, que fuera la respuesta de las clases dominantes ante la crisis de rentabilidad de los grandes capitales a fines de los años 60 y comienzos de los 70. Es lo que se denominó “neoliberalismo”, en cuanto corriente hegemónica de la política económica en el sistema mundial. (Gambina, J. 2020)

Las medidas económicas implementadas, que permitieron la salida a la crisis a comienzos de los 80, están signadas por la lógica de la valorización del capital imperialista, es decir, de recuperar el aumento de la rentabilidad mundial. Estas medidas inauguraron una nueva etapa del capitalismo global que, a su vez, mostró un comportamiento regional diferenciado. En Occidente se produce un bajo crecimiento con deslocalización de la producción industrial y en Oriente se expande,
especialmente en China, con industrialización, aunque no alcanzan para motorizar la economía mundial. Y en América del Sur se asiste a un proceso de desindustrialización y a una reprimarización de la producción para la exportación. Mientras en Centroamérica se produce una especialización productiva en los eslabones más bajos de las cadenas globales de valor (las maquilas) controladas por las empresas transnacionales (Cfr. Katz, 2020).
Es la lógica de la acumulación capitalista mundial la que otorga sentido a las características (desindustrialización, industrialización de armaduría o ensamblaje, reprimarización productiva, etc.) que asume la reproducción capitalista dependiente de los países latinoamericanos. Y a la desarticulación de los centros internos de decisiones; quedando la integración-desintegración productiva nacional regulada a través del intercambio comercial y financiero con las potencias imperialistas o directamente por los propios capitales trasnacionales

Sometidas a la ferocidad de la competencia global y el despotismo de las potencias imperialistas, las sociedades que conforman la periferia del sistema capitalista se tornaron presas de un proceso de conversión neocolonial que coloca en cuestión su propia sobrevivencia como Estado nación capaz de controlar mínimamente las taras del capital. No es que el Estado se haya debilitado. Cuando es para defender e impulsar los intereses del gran capital, el poder estatal se revela más fuerte que nunca. Lo que quedó definitivamente comprometido es el carácter público del Estado, su actuación en función de intereses que, de alguna manera, contemplen las necesidades del conjunto de la población. (de Arruda Sampaio, 2009, pp. 13)

La crisis del capitalismo no es una crisis económica, financiera y sanitaria coyuntural, sino una crisis del sistema en su conjunto. Una crisis civilizatoria de sociedades que se constituyen sobre relaciones sociales regidas por la lógica de los negocios, por la maximización de la rentabilidad del capital. En palabras de Marx, de sociedades en donde individuos recíprocamente indiferentes constituyen su nexo social a través del dinero.
En estos días, el modelo de sociedad capitalista por antonomasia, Estados Unidos, muestra imágenes dramáticas de fosas comunes con miles de muertos y una total desaprensión por el cuidado de las personas que no pueden pagar los servicios de sanidad. En este contexto, explotaron rebeliones populares contra el racismo (que se
entrelazan con tensiones sociales vinculadas a los inéditos índices de desempleo y al récord de infectados y muertos por coronavirus) como no se veían desde los años 60. Al mismo tiempo, la principal potencia imperialista, como parte de sus intentos por lograr su recomposición económica y política en la hegemonía mundial, profundiza su presencia militar en Nuestra América, envía tropas a las fronteras de Venezuela y mantiene el bloqueo criminal contra Cuba.

Avance imperialista en la región

Desde los inicios del siglo XIX, los países de la región han sufrido las injerencias sistemáticas de Estados Unidos en sus asuntos internos. La potencia del norte ha intervenido invariablemente en los distintos países por motivos económicos y/o geopolíticos. En 1823, el presidente estadounidense James Monroe expresó “América para los americanos”, si bien, esta frase estaba dirigida a las metrópolis coloniales europeas para que se abstuvieran de intervenir en los países que se estaban independizando o que se acababan de independizar, en realidad la doctrina Monroe se transformó en “América para los estadounidenses”.10 [8]Previamente, en 1803, EUA compró Louisiana a Francia y en 1819, por el tratado Adams-Onís, la corona española cedió La Florida.Desde entonces, EE. UU. anexionó parte del territorio mexicano (1848), protagonizó invasiones a Nicaragua (1855), Cuba (1898 y 1961), Puerto Rico (1898), Haití (1915 y 1994), República Dominicana (1916 y 1965), Panamá (1918 y 1989), Honduras (1924) y Granada (1983), entre otras. Apoyó y promovió las dictaduras militares, por ejemplo, de
Trujillo en República Dominicana (1930-1961), de Somoza en Nicaragua (1937-1979) y de Batista en Cuba (1952-1959). En 1953, patrocinó el golpe de Estado en Guatemala contra el presidente Arbenz, que había nacionalizado la empresa estadounidense Union Fruit Company.
En la década de 1970, orquestó el Plan Cóndor en sustento de las dictaduras del Cono Sur: Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Uruguay y Argentina. En la década de 1980, asistió militar y económicamente a los militares de El Salvador y a los Contra (fuerza paramilitar) en Nicaragua. Y estuvo implicado en los “accidentes aéreos” de los presidentes de Ecuador, Jaime Roldós (1981) y de Panamá, Omar Torrijos (1981)11 [9]En sus memorias, un exagente de la Agencia de Seguridad Estadounidense relata que “sus aviones se estrellaron, pero no se trató de ningún accidente, sino de asesinatos motivados por la oposición … Continue reading) (Cfr. Perkins, 2005).
En el siglo XXI, promovieron y apoyaron los procesos de desestabilización de los llamados gobiernos progresistas,12 [10]Atilio Borón consigna que “en fechas recientes Mark Feierstein, administrador adjunto para América Latina y el Caribe de la USAID, confirmó públicamente que su agencia disponía de un … Continue reading como en Venezuela (2002, 2017, 2018, 2019, 2020), Bolivia (2008, 2019) y Ecuador (2010). Y los golpes parlamentarios en Honduras (2009), en Paraguay (2012) y en Brasil (2016) (Cfr. Nusa Peñalver, 2019) (Cfr. Roitman Rosenmann, 2013).
Recientemente, el jefe del Comando Sur de EE. UU. anunció que, ante la “amenaza china” en el continente americano, “aumentarán la presencia militar en el hemisferio a finales de 2020 (…) esto incluirá una mayor presencia de barcos, aviones y fuerza de seguridad para tranquilizar a nuestros socios y contrarrestar una serie de amenazas que incluye el narcoterrorismo” (Bello, 2020).

En realidad, la sucesión de invasiones, golpes de Estado, dictaduras cívico militares, asesinatos políticos e instalación de bases militares en la región han tenido como exclusiva finalidad doblegar las relativas soberanías políticas de los Estados nacionales para apropiarse de recursos naturales e imponer programas económicos, políticas de ajuste y de endeudamiento en sintonía con los intereses económicos y geopolíticos del imperialismo estadounidense.

Reflexiones finales

Las condiciones de atraso, soberanías políticas limitadas y el (sub) desarrollo capitalista dependiente de los países latinoamericanos no son producto de una evolución interna, por el contrario, no se comprenden de forma aislada, sino a través de una mirada holística que dé cuenta de la totalidad significativa: el sistema capitalista mundial y su dominación imperialista.
La actual crisis económica global, según el FMI, será la más profunda desde la Gran Depresión. Según su presidenta, Kristalina Gueorguieva: “hoy, el mundo teme el peor derrumbe económico en 80 años, en una crisis sanitaria y económica a la vez, que afecta al lado de la oferta y de la demanda, y que ha castigado a todas las grandes
potencias. Una crisis como ninguna otra”. Y el BM prevé para 2020 la peor caída del PIB global desde la Segunda Guerra Mundial.
En este contexto, los representantes del establishment económico mundial proponen una mayor intervención del Estado para paliar la crisis. La editorial del Financial Times reclama “reformas radicales” (FT, 2020). Y, en el Washington Post, McArdle demanda: “Subsidiar todo” (McArdle, 2020). ¿Pero es factible pensar en un cambio de rumbo pospandemia en el sentido de reeditar estrategias fiscales redistributivas? Resulta legítimo preguntarse si los poderes dominantes del capital mundial, regidos por la necesidad de superar los problemas de rentabilidad, podrían “por buena voluntad” aplicar políticas
distributivas. O ¿sólo están pidiendo un salvataje para las grandes empresas (frente a sus competidoras chinas) como aconteció durante la crisis de 2007/2008?
Las clases dominantes globales están dando señales por ejemplo, el avance militar en el continente que ante la magnitud de la crisis no están dispuestas a ceder privilegios, por el contrario, lo único que se vislumbra son salidas reaccionarias, represivas, xenófobas, patriarcales y derechistas. La crisis se descargará sobre las poblaciones laboriosas, con más explotación laboral, desocupación, marginación, deterioro de las condiciones de vida, pérdida de derechos sociales
y despojo de nuestros bienes comunes:

La oligarquía financiera se ha preparado políticamente para enfrentar en todo el mundo el masivo descontento social, busca derivar la rabia social contra las elites estimulando dentro y entre países arranques de racismo, nacionalismo, xenofobia, misoginia, antisemitismo, antiislamismo, homofobia, según se requiera. (SEPLA México,2020)

De modo que seguir abonando o legitimando desde el discurso económico, mediático, político, etc. que hay condiciones para “regresar” a un capitalismo más inclusivo, como un “Green New Deal”, etc. puede traer consecuencias catastróficas para el futuro de la humanidad. Por el contrario, como señalamos anteriormente, la crítica radical debe estar a la altura de comprender la verdadera naturaleza de los problemas económicos, políticos y sociales que se enfrentan.
Para aportar a la construcción de una política emancipadora que revele que lo que se “presenta como necesario e inevitable no es más que mera contingencia y, al mismo tiempo, que lo se presenta como imposible se revele accesible” (Fisher, 2016, p. 42). Ante las salidas gatopardistas de las clases dominantes, urge la organización independiente de los dominados en pos de una vida digna para las grandes mayorías de Nuestra América.

 

Bibliografía

  • Amin, S. (2011). La ley del valor mundializada. España: El Viejo Topo.
  • Arrizabalo, X. (2014). Capitalismo y economía mundial. Madrid: Instituto Marxista de Economía (IME), Universidad de Arte y Ciencias Sociales (ARCIS) y Universidad de Concepción (UdeC).
  • Bello, M. (11 de 03 de 2020). EE.UU. incrementará su presencia militar en América Latina “para finales de año”. Rusia Today. Obtenido de https:// actualidad.rt.com/actualidad/345749-comando-sur-anuncia-incrementar-militar-latinoamerica.
  • Caputo, O. & Pizarro, R. (1972). Imperialismo, dependencia y relaciones económicas internacionales. Chile: (CESO) Centro de estudios socioeconómicos.
  • CEPAL. (2019). Perspectivas económicas de América Latina 2019. Santiago de Chile: CEPAL.
  • CEPAL. (2018). La ineficiencia de la desigualdad. Santiago de Chile: CEPAL-Naciones Unidas.
  • CEPAL. (11 de 12 de 2012). La CEPAL propone un cambio estructural poniendo la igualdad en el centro del debate. Obtenido de https://www.cepal.org/es/comunicados/la-cepal-propone-un-cambio-estructural-poniendo-la-igualdad-centro-debate,
  • CEPAL. (2019). El Panorama Social de América Latina . Santiago de Chile: Naciones Unidas.
  • CEPAL, & OIT. (2020). Coyuntura laboral en América Latina y el Caribe. Santiago de Chile: CEPAL, OIT.
  • CEPAL. (28 de 11 de 2019). CEPAL: La región ha subestimado la desigualdad. Obtenido de CEPAL: https://www.cepal.org/es/comunicados/cepal-la-region-
    ha-subestimado-la-desigualdad de Arruda Sampaio, P. J. (2009). ¿Por qué volver a Lenin? Imperialismo, barbarie y revolución. Estudio introductorio. En V. Lenin, El Imperialismo,
    fase superior del capitalismo. Argentina: Rosa Luxemburg.
  • Ferreira, F. H., & Walton, M. (2005). La desigualdad en América Latina ¿Rompiendo con la historia? Colombia: Banco Mundial.
  • Fisher, M. (2016). Realismo capitalista. Argentina: Caja Negra.
  • FT, T. e. (03 de abril de 2020). Virus lays bare the frailty of the social contract. Financial Times.
  • Gambina, J. (2013). Crisis del Capital (2007/2013) La crisis capitalista contemporanea y el debate de las alternativas. Argentina: FISyP.
  • Katz, C. (07 de marzo de 2020). América Latina en el capitalismo contemporáneo. I-Economía y crisis. Blog Claudio Katz.
  • Lewontin, R., & Levins, R. (15 de 03 de 2020). Ciencia y marxismo: un abordaje dialéctico de la salud pública. Ideas de Izquierda. Obtenido de
    http://www.laizquierdadiario.com/Ciencia-y-marxismo-un-abordaje-dialectico-de-la-salud-publica.
  • Marini, R. M. (1973). Dialéctica de la dependencia. México: Era.
  • Marini, R. M. (1972). Subdesarrollo y Revolución. México: Siglo XXI editores.
  • Marx, K. (2008). El Capital. El proceso de producción del capital (Vol. I). México:Siglo XXI editores.
  • McArdle, M. (17 de marzo de 2020). A libertarian’s unlikely pandemicplea: Subsidize everything. Washington Post.
  • Nusa Peñalver, J. D. (30 de 04 de 2019). La historia de las intervenciones de Estados Unidos en América Latina y el Caribe. Granma.
    Obtenido de http://www.granma.cu/mundo/2019-04-30/la-historia- de-las-intervenciones-de-estados-unidos-en-america-latina-y-el-caribe-
    30-04-2019-16-04-08.
  • Oxfam. (2015). Privilegios que niegan derechos. Desigualdad extrema y secuestro de la democracia en América Latina y El Cariba. Reino Unido: Editora
    Búho.
  • Perkins, J. (2005). Confesiones de un gángster económico. La cara oculta del imperialismo americano. Barcelona: Tendencias.
  • Roitman Rosenmann, M. (2013). Tiempos de oscuridad. Historia de los golpes de Estado en América Latina. Barcelona: AKAL.
  • SEPLA (2020). Minitesis sobre la crisis GLOBAL, América Latina y México.
  • SEPLA 21. https://sepla21.org/ Slipczuk, M. (25 de noviembre de 2019). ¿La Argentina produce alimentos para 400 millones de personas? Chequeado. Obtenido de https://chequeado. com/el-explicador/la-argentina-produce-alimentos-para-400-millones- de-personas/

Tiré du texte de: Gabriela Roffinelli

References

References
1Muchas de estas políticas de ajuste forman parte de las condicionalidades que se imponen con los créditos del Fondo Monetario Internacional (FMI), como las contrarreformas fiscales, laborales y previsionales, y con los compromisos de pago a los acreedores externos.
2Según CEPAL, entre 2002 y 2017, los estratos de ingresos bajos en el total de la población disminuyeron de 70,9% a 55,9% (porcentaje que incluye a las personas en situación pobreza extrema, pobreza y en estratos bajos no pobres). A su vez, la participación de los estratos de ingresos medios (divididos en mediosbajos, medios intermedios y mediosaltos) creció del 26,9% al 41,1%. En síntesis, el 76,8% de la población de América Latina pertenece a estratos de ingresos bajos o mediosbajos y las personas pertenecientes a los estratos de ingresos altos pasaron del 2,2% al 3,0% (CEPAL, 2019).
3El índice de Gini es un indicador que mide la desigualdad de ingresos; mientras más alejado se encuentre del cero, mayor es la desigualdad que posee un país.
4Estas cifras son de 2019, antes que la pandemia de la COVID-19 profundizara la crisis económica en curso y la convirtiera en una recesión global. La CEPAL estima que para 2020 la tasa de pobreza aumentaría hasta 4,4 puntos porcentuales y la pobreza extrema 2,6 puntos porcentuales con respecto a 2019. Esto implica que la pobreza alcanzaría entonces al 34,7% de la población latinoamericana (214,7 millones de personas)
y la pobreza extrema al 13% (83,4 millones de personas). También se espera un aumento de la desigualdad en todos los países de la región, con incrementos del índice de Gini de entre el 0,5% y el 6,0% (CEPAL & OIT, 2020).
5El dato es ilustrativo de las capacidades productivas del país, se hace abstracción acerca de que la mayor parte de lo que se produce (soja y maíz) no es para el consumo humano, sino de animales, de las condiciones de propiedad latifundista de la tierra y del esquema altamente concentrado de la comercialización de granos en oligopolios extranjeros. El dato surge de los análisis de “los técnicos del Ministerio de Agricultura que, al tomar las principales cadenas de valor, los datos de producción tanto de materias primas como de productos transformados, estimaron en 2015 una producción cercana a los 120 millones de toneladas, con las que se podrían alcanzar los requerimientos calóricos de alrededor de 400 millones de personas” (Slipczuk, 2019).
6Al 12 de junio de 2020, la OMS reporta unos 7,5 millones de infectados y 422 mil fallecidos en todo el mundo.
7La propia mundialización de las relaciones sociales de producción capitalista encierra una dinámica de destrucción no solo por guerras sino por sus prácticas productivas, que ponen en peligro los fundamentos naturales de la vida humana en el planeta. La producción se hace, cada vez más, con base en el despojo del medioambiente,la contaminación del aire, el agua potable, los suelos, el calentamiento, la destrucción de los ecosistemas y de la biodiversidad que, a su vez, multiplican las catástrofes mal llamadas “naturales”, como sequías, inundaciones, huracanes, incendios incontrolables, etc. etc.
8Previamente, en 1803, EUA compró Louisiana a Francia y en 1819, por el tratado Adams-Onís, la corona española cedió La Florida.
9En sus memorias, un exagente de la Agencia de Seguridad Estadounidense relata
que “sus aviones se estrellaron, pero no se trató de ningún accidente, sino de asesinatos motivados por la oposición de ambos a la cofradía de dirigentes empresariales,gubernamentales y financieros que persigue un imperio mundial. Nosotros, los gángsters económicos, no conseguimos doblegar a Roldós y Torrijos, y por eso fue preciso que intervinieran los otros tipos de gángsters, los chacales patrocinados por la CIA que siempre estaban pegados a nuestras espaldas”. (Perkins, 2005, p. 6
10Atilio Borón consigna que “en fechas recientes Mark Feierstein, administrador adjunto para América Latina y el Caribe de la USAID, confirmó públicamente que su agencia disponía de un multimillonario presupuesto para ayudar a candidatos opositores o a sectores antigubernamentales en países como Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y, por supuesto, para propiciar el «cambio de régimen» en Cuba. Según las declaraciones de este alto funcionario, Washington prioriza el apoyo a las fuerzas opositoras que «están luchando por los derechos humanos y la democracia» en los países del ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América – Tratado de Comercio de los Pueblos, ALBA-TCP) y otras naciones del área” (Boron, 2013, p. 5).
Article Categories:
Economics · Economie politique · FNUIPH · Politics

Leave a Reply